Padre Alejandro Solalinde Guerra, sacerdote católico, fundador y director del albergue de migrantes Hermanos en el Camino, Ciudad Ixtepec, Oaxaca.

El Padre Solalinde es defensor de los derechos humanos de las personas migrantes. El albergue que dirige al sur de México proporciona asistencia médica, psicológica y orientación jurídica a los migrantes de Centroamérica que transitan por el territorio mexicano. Por sus acciones y declaraciones, fue víctima de un intento de linchamiento y ha sido amenazado de muerte en varias ocasiones por grupos criminales y autoridades estatales. Tuvo que salir del país temporalmente en 2012.

Hace más de siete años, cuando vi el sufrimiento de los migrantes —las amenazas, peligros y conocí a sus victimarios—, me di cuenta de los delitos, de los atropellos que les causaban y reaccioné. En ese momento tuve que tomar una decisión: quedarme callado, tener miedo y huir o enfrentar con los migrantes esos peligros. Escapar me habría vuelto un victimario más y lo habría cargado en mi consciencia.

Hoy sé que trabajar con los migrantes te va transformando interiormente porque te interpela la consciencia, al menos a mí; por otro lado, también te fortaleces en la medida que vences el miedo y aprendes a defenderte, sólo de esta manera puedes defenderlos a ellos. Tan simple como ofrecerles un espacio “vente conmigo, dime quién fue, dónde fue y cómo fue”. En aquel entonces era la Ley General de Población, a mí no me importaba si era legal o no lo que hacía, me parecía que lo tenía que hacer.

Exige a las autoridades que actúen

para que México deje de ser uno de los países más peligrosos del mundo para las personas defensoras de derechos humanos.

¡Alza la Voz!

La lucha ha sido difícil, larga, pero hemos tenido algunos avances como el 4 de octubre de 2009 cuando el senado modificó el artículo 67. Antes de esta fecha, si un migrante sufría una injusticia o un accidente, no podía acudir a instancias médicas o gubernamentales, puesto que era repatriado. Todo cambió con esta ley donde trabajamos unas 150 personas en los 3 espacios del senado.

Sé que los procesos históricos de la Iglesia católica la vuelven poco sensible a los derechos humanos, pero es importante que hoy se hable sobre la importancia de las relaciones interpersonales para que sean justas, igualitarias, incluyentes, de servicio, amorosas, cordiales, de respeto al otro.

Las amenazas han estado presentes: el poder, el gobierno, el crimen organizado y los partidos políticos son acoso constante, incluso han querido poner a los habitantes de los pueblos en contra de nosotros, porque he llegado a comunidades con gente armada que me protege debido a las medidas cautelares. Francamente, nunca hubiera imaginado necesitar protección; no me siento cómodo pero la acepté cuando volvieron a intentar los secuestros masivos, entonces tuvimos que poner denuncias para que el gobierno actuara.

Las intimidaciones venían de todos lados y me dije: “si no acepto que me protejan el gobierno va decirle a la comunidad internacional ‘yo si quiero proteger al padre Solalinde pero él no quiere’, así se podrían lavar las manos y matarme”, ese proceso me afectó interiormente, pensaba que si todo México está inseguro por qué protegerme a mí si no soy político, funcionario, persona rica o empresario. En este proceso he logrado que exista seguridad para el equipo, los migrantes y el albergue mismo. Incluso me anticipé: no me quiero suicidar ni nunca lo he pensado y si hay un accidente, duden de eso, descarten las posibilidades.

Hoy en día he entendido que lo que aprenda y lo que utilice para mi bien se manifestará directamente en los migrantes y otros defensores, porque sabemos que todavía nos quedan años de desprecio a los seres humanos, de explotación, de comercialización de las personas, de ejecución, intimidación contra las personas defensores y defensoras de derechos humanos. Parece que todavía nos van a dar con una mano premios y con la otra nos van a matar y levantar monumentos. Pero mientras sigamos luchando juntos, pensado en el otro el camino será más sencillo.

¡Ayúdanos a esparcir la voz!

¡Conoce la historia detrás de un defensor/a!