Eliseo Sandoval Cabrera, defensor del medio ambiente, integrante del Comité pro Defensa Parque Benito Juárez, Tijuana, Baja California.

Eliseo Sandoval se opone a la destrucción del parque Benito Juárez en Tijuana, considerado área natural y patrimonio cultural. El Comité al que pertenece, interpuso una solicitud de amparo para impedir que siguiera el proyecto. Sin embargo se iniciaron las obras de construcción en septiembre de 2013. Al protestar en la zona, fueron desalojados de manera violenta y Eliseo fue detenido sin orden de aprehensión y liberado sin cargos.

En 2010 creé el Comité Pro defensa Parque Benito Juárez y de ahí surgió Ciudadanos por el Derecho a la Ciudad. Comenzamos defendiendo los árboles del parque donde mis hijos pequeños jugaban. Estos espacios son importantes, dan opciones a las familias que no siempre tienen recursos para ir al cine o al teatro y en estos lugares los niños juegan, aprenden a andar en bicicleta mientras los adultos leemos un libro o el periódico.

Un día, surgió la propuesta de funcionarios de gobierno, una televisora nacional y una local para hacer del parque un centro comercial. Para ellos era un recurso federal que fue escalando de 300 millones de pesos, hasta mil 500 millones de pesos de recursos federales a fondo muerto.

Nosotros pensamos que cada árbol que iban a talar para hacer la construcción nos iba a acercar cada vez más a la situación de ciudades tan contaminadas como el Distrito Federal. Comenzamos a movilizarnos y recibimos el apoyo de arquitectos e ingenieros, quienes nos hicieron llegar documentos sobre cómo hacer las cosas desde el desarrollo urbano, y eso nos motivó para echarle más ganas. Después llegó un licenciado, a quien agradecemos mucho, y nos dijo que nos ayudaría. Así empezamos un proceso legal.

Exige a las autoridades que actúen

para que México deje de ser uno de los países más peligrosos del mundo para las personas defensoras de derechos humanos.

¡Alza la Voz!

No podemos seguir haciendo manifestaciones, pegando gritos o mentadas de madre al gobierno en turno, eso es fácil, pero iniciar procesos legales es más complicado, más largo, desgastante, porque entonces sí sufres el sistema. Te citan para que rindas testimonio en un juzgado y te dicen que no te van a atender pero que vengas dentro de 15 días. Pasa ese tiempo y vuelven a decir “venga dentro de 30 días”. Ya presentamos la demanda pero no podemos seguir el trámite, porque la misma justicia se empeña en negarnos la oportunidad de la defensa de las leyes. Pasaron los meses sin atención y fue entonces cuando el abogado intervino. Nos dieron un amparo definitivo que el juez sobreseyó, dándonos la oportunidad de tener un recurso; nos fuimos al Tribunal Colegiado y de ahí la Suprema Corte de Justicia de la Nación. En todo ese procesos tardamos casi tres años y todos los compañeros involucrados desde el principio fuimos —al menos— un rato a la cárcel.

Hace dos años comenzamos a recibir agresiones por parte de la policía municipal, agresiones que llevan la huella de la arbitrariedad. Recuerdo un día que la policía quiso prohibir que unos niños de preparatoria hicieran ahí un proyecto de ciencias naturales y por confrontarlos, me detuvieron por obstrucción de la justicia.

La vida se ha complicado desde que comenzamos con la defensa, el daño a mi familia ha sido terrible. Yo llevo más de 35 años trabajando con niños y jóvenes en programas que tanto el estado como el municipio habían apoyado. Sin embargo, en los últimos seis años dejé de trabajar, porque ni el gobierno del estado ni el municipio me dan trabajo. ¿Cómo explicarle a mis hijos y esposa que lo hago por el bien de la comunidad?, cuando todos dicen: “Mira por tu familia. Andas haciendo cosas que nadie te va a agradecer”.

Yo solo no puedo hacer nada, no tengo recursos, pero sí puedo involucrarme con programas de desarrollo social. La asociación que formé seguirá defendiendo el parque y para eso es importante que la gente nos escuche y sepa los derechos que tienen como ciudadanos.

Ciudadanos por el Derecho a la Ciudad:

Fb. https://es-la.facebook.com/ciudadanosporelderechoalaciudadtijuana

 

Descarga y/o Comparte las postales

¡Ayúdanos a esparcir la voz!

¡Conoce la historia detrás de un defensor/a!