María Isabel Jiménez Salinas, integrante de la Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco (APPJ), Juchitán, Oaxaca.

María Isabel Jiménez defiende los recursos naturales (el mar y sus territorios) que les pertenecen a los pescadores y a los campesinos frente a los megaproyectos eólicos que se desarrollan principalmente en el municipio de Juchitán. Debido a su protesta contra empresas internacionales han recibido varias amenazas en su contra.

 

Soy originaria de Juchitán, de la zona de pescadores. Pertenezco a la Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco, en la que buscamos defender la Laguna Superior, donde recolectamos plantas medicinales que nos enseñaron a valorar nuestros padres y abuelos; ahí es donde están nuestras costumbres y cultura. Pero nos están invadiendo con las aspas eólicas, por eso estamos en resistencia.

Están rellenando la tierra con cemento, ¿dónde vamos a sembrar ahora? Están cortando los árboles grandes que dan vida a los animales, que nos dan vida a nosotros —los pájaros—. El problema es que las aspas cuando paran son como cuchillas, que van eliminando a las aves, las avientan, las matan.

Yo no renté mi terreno, pero el vecino si lo hizo; le pusieron una base de cemento que calienta su tierra y también la mía, ¿cómo va a dar así mi cosecha? Para la construcción de las aspas, también van a bloquear el camino, el acceso del agua, eso hará que mi terreno se encharque y quede chaparrito, por eso, cuando siembro, o se pudre la cosecha o no más no da. Además, los pescadores y campesinos también vivimos de la cacería y de los árboles, los arbustos, todas las plantas de la orilla del mar. En esta zona donde viven iguanas, pájaros, armadillos y ahora no hay nada, todo es gris y muerto.

Han puesto aspas en La Venta, La Ventosa, Unión Hidalgo, parte de San Vicente, Santa Rita… Ya no más aspas eólicas, que respeten esta zona que ya son los últimos terrenos que nos quedan.

A principios de 2013, decidimos tomar la carretera rumbo a Playa Vicente para bloquear la entrada a las aspas eólicas. A raíz de esto, nos amenazan, nos insultan, la policía estatal llegó a la zona sin placa, ni número de patrulla. Nos amenazan de que tenemos órdenes de aprensión, que están formulando delitos de secuestro, de robo, de no sé qué tantas cosas; también nos llegan rumores de que a cada uno de nosotros nos van a matar y eso asusta a la comunidad y los obliga a alejarse de la asamblea.

Exige a las autoridades que actúen

para que México deje de ser uno de los países más peligrosos del mundo para las personas defensoras de derechos humanos.

¡Alza la Voz!

La empresa nos ofrece trabajar en la construcción de las aspas eólicas, pues en esta época hay poca pesca y mucha necesidad, muchos que aceptaron ahora están arrepentidos y los propietarios además están amenazados, que si resisten se van a la cárcel porque tienen contrato.

Nosotros ya no salimos, llegamos al lugar donde vamos y ya, antes éramos libres de andar en el centro, ir a los comercios o pasear en el parque. Pero no, ahorita vamos corriendo, andamos escondiéndonos.

Ya también les dijeron a los pescadores que no van a volver a pescar en la laguna porque ya es de las transnacionales, que ya no tenían derecho, además, les manosearon los camarones y les robaban lo que habían pescado.

Lo que me motiva ha seguir es mi interés por defender la vida, la claridad de los compañeros, el apoyo mutuo y, sobre todo, nuestros antepasados. Ya cedimos mucho y ya dimos mucho, son 68,240 hectáreas de terreno comunal de Juchitán. La mayoría ya está invadido por aspas eólicas, ya no queremos más en esta zona. Lo que queremos es que respeten nuestra cultura, nuestros lugares litúrgicos, históricos, que respeten esas tumbas que dieron vida a la lucha, a la rebelión de Juchitán.

La gente me dice: “Si algún día te agarra la policía di que no eres de la Asamblea”, ¡no!, a mucha honra y con mucho orgullo decimos: “¡Somos de la Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco y aquí estamos y nacimos para morir!”. Nadie es eterno en esta tierra, de alguna enfermedad, de algo hemos de morir, entonces, si las transnacionales nos matan por defender la vida, por defender nuestro territorio, pues con mucho gusto lo recibimos.

Nosotros no queremos pelearnos con nuestra gente. Con lo que nos estamos peleando es con las transnacionales. Llámense como llamen. Vienen a expropiar de nuestro territorio, vienen a invadirnos, a esclavizarnos y eso no es lo que queremos.

Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco

Facebook: www.facebook.com/asamblea.juchitan

Twitter. @AppjJuchitan

Quijotes contra empresas eólicas en México, Periodismo Humano, febrero 2015, http://periodismohumano.com/economia/quijotes-contra-empresas-eolicas-en-mexico.html

 

 

Descarga y/o Comparte las postales

¡Ayúdanos a esparcir la voz!

¡Conoce la historia detrás de un defensor/a!