Miguel Angel García Leyva, asesor legal y fundador de la Asociación Esperanza contra la Desaparición Forzada y la Impunidad, Mexicali, Baja California.

Miguel Ángel García exige justicia para las víctimas de desaparición forzada registradas en el noroeste de México: Sinaloa, Sonora y Baja California. Además, investiga desplazamientos forzados, acciones de impunidad y apoya a grupos vulnerables. Derivado de ello, ha denunciado constante persecución, hostigamiento, atentados y amenazas por parte de autoridades federales y estatales.

Soy asesor legal y coordinador de enlace de la Asociación Esperanza contra la Desaparición Forzada y la Impunidad. Desde la universidad, donde realicé mis estudios, participaba activamente en pro de causas justas, por ejemplo, defender campesinos, colonos, organizar a los estudiantes. Por participar en las luchas para que no se dividiera la universidad y la preparatoria, viví mucha represión, me mandaban amenazar, por eso tuve que salir del país. Fue precisamente en la universidad donde afiancé mi trabajo apoyando al comité de madres con hijos desaparecidos de la Guerra Sucia. A mediados de los 70, inició la operación cóndor para combatir el narcotráfico en Sinaloa y en los altos de la sierra, ese es el principio de las desapariciones forzadas.

En los 80, comenzaron los activistas a desarrollar su trabajo, es el tiempo en que la lucha por la defensa de los derechos humanos era temeraria y riesgosa.

A mediados de los 90, empezamos a trabajar con grupos vulnerables, a organizarlos para mejorar sus condiciones de vida. Defendíamos a los comerciantes ambulantes y les ayudábamos con la vivienda. Por estas acciones al líder de los vendedores y a mí nos privaron de la libertad. Fue un operativo de los jefes policiacos, procedieron a media noche, me torturaron,  me reventaron los oídos y me hicieron un simulacro de fusilamiento. Estaba arrodillado escuchando sus ofensas, lanzaban piedras al agua como si fueran balas…

Exige a las autoridades que actúen

para que México deje de ser uno de los países más peligrosos del mundo para las personas defensoras de derechos humanos.

¡Alza la Voz!

El 27 de noviembre del 2002 nació formalmente la asociación. En Culiacán, Sinaloa, las madres se organizaron para acudir con nosotros en busca de ayuda. Después, en Tijuana, la situación no ha sido diferente.

Ya vamos para 12 años y esa inmensidad de casos son números negros porque no hay denuncias por temor. Tenemos más de 2400 casos de desaparición forzada en más de una década. Si van a las autoridades les dicen “no denuncies, no vayas a los periódicos, a las organizaciones sociales o a la Asociación Esperanza, porque nos van a echar a perder las investigaciones”. En la mayoría de los casos donde hay avances ha sido por el trabajo que riesgosa y temerariamente han llevado a cabo las familias de las personas desaparecidas.

Exigimos una fiscalía especializada porque de 2006 para acá se han disparado los casos. Desde el 94 había casos de extranjeros a quienes privaban de la libertad en Estados Unidos y pedían cantidades por ellos. En julio del 2008, atendieron dicha petición y se creó una agencia del ministerio público para casos de desaparición forzada, pero a los 2 ó 3 días dijeron que se trataba de personas extraviadas y ausentes, no es lo mismo una desaparición forzada involuntaria o la fuerza.

Hay mucho por hacer, sobre todo los defensores de derechos humanos debemos cuidarnos, el punto más vulnerable para nosotros es la familia, nosotros sabemos, estamos conscientes. Debemos seguir luchando.

Asociación Esperanza Contra las Desapariciones Forzadas y la Impunidad

Facebook: https://www.facebook.com/asociacion.esperanza.bc?fref=ts

Miguel Ángel García Leyva Blog:

https://redesperanzapdhs.wordpress.com/

Descarga y/o Comparte las postales

¡Ayúdanos a esparcir la voz!

¡Conoce la historia detrás de un defensor/a!