Norma Mesino Mesino, Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS), Atoyac de Álvarez, Guerrero

Norma Mesino es defensora y líder social originaria de Atoyac de Álvarez. Defiende causas comunitarias y sociales y promueve proyectos productivos entre las comunidades de la región. En los últimos años, dos de sus hermanos, Miguel Ángel y Rocío, fueron asesinados a causa de su labor. Norma continúa recibiendo amenazas.

En 1994 inició la Organización Campesina de la Sierra del Sur porque vivíamos violaciones constantes a los derechos humanos, represión de la policía y queríamos tener derecho a la vivienda, salud y educación. Rocío mi hermana, mi padre, mis hermanos y yo nos involucramos en la fundación, con otros compañeros de Coyuca. Veían la organización como radical, pero nosotros no nos considerábamos así, estábamos luchando por nuestros derechos y a partir de ahí nos criminalizaron, nos hostigaron y en 1995, el 24 de mayo, desaparecieron a algunos fundadores de la OCSS.

 

Exige a las autoridades que actúen

 

para que México deje de ser uno de los países más peligrosos del mundo para las personas defensoras de derechos humanos.

 

¡Alza la Voz!

En la masacre de Aguas Blancas, la policía motorizada mató a 17 personas y dejaron a más de 23 heridos. Desde ahí, la organización convirtió su demanda social en una demanda política. Todos los compañeros salieron de su municipio porque la represión vino hacia la organización, es precisamente ahí donde Rocío y yo nos pusimos al frente de la organización, Rocío de 18 años y yo de 21, pese a todos los riesgos y amenazas, demandábamos los derechos del pueblo, fue una época terrible.

Acusaron a mi papá de sedición, sabotaje, rebelión y lo detienen durante un año porque no había pruebas. Fue tiempo de persecución y asesinatos selectivos de compañeros; a Rocío la criminalizaron y persiguieron, ella empezó a denunciar la corrupción de los policías, la detención, la tortura a nuestros compañeros, todas las violaciones a los derechos humanos. En la prensa sacaron un video de los campesinos armados, ese mismo video lo editó la procuraduría de justicia y la realidad es que en la masacre los campesinos no llevaban armas.

 

Asesinaron a mi hermano con una ráfaga de cuerno de chivo. Rocío se volvió regidora del municipio, nunca recibió verdadera protección, también fue encarcelada por secuestro, pero quien la acusa de este cargo es uno de los asesinos materiales de mi hermano. Asesinaron a mi hermana al lado de mí, cuando estábamos ayudando a construir puentes por la desgracia del huracán Manuel, fue de una forma cobarde, por la espalda en un comedor popular voluntario. Los asesinos tuvieron toda la protección, la policía no actuó, no sabemos a quiénes protege el estado pero se nos ha negado y se nos sigue negando el derecho a la justicia.

Después del asesinato de Rocío viví persecución, llegaban camionetas a acosarme. En la organización vamos a seguir, porque no estamos haciendo ningún trabajo ilegal, al contrario, nosotros hacemos que la gente reconozca sus derechos y que defienda sus derechos. Hemos sido defensores de los derechos de los campesinos, sobrevivimos pese al riesgo de asesinato constante y denuncias, nosotros seguiremos con el legado de mi hermana y mi familia.

 

 

Descarga y/o Comparte las postales

 

¡Ayúdanos a esparcir la voz!

¡Conoce la historia detrás de un defensor/a!